Visitas:)

Hoy me he parado a pensar en todo lo que había creído hasta ahora, había creído en que seriamos amigas para siempre y que serias la dama de honor en mi boda, había creído en el dulce Papa Nöel, en el amable Ratoncito Pérez, había creído en los finales de los cuentos de las Princesas Disney, había creído que de mayor iba a ser como mis muñecas Barbie, había creído en Peter Pan, Campanilla y el Capitán Garfio, y por supuesto El País de Nunca Jamás, había creído en que los martes y 13 daban mala suerte, había creído en el secreto que te contaba Fulanito que le había contado Pepita que Menganita le había dicho que Juanito se había echo pis encima, había creído en los felices no cumpleaños, en el sombrerero loco, y en la liebre de marzo, había creído que llegaría a ser una famosa y saldría por la tele, había creído en que es posible hacer todos los inventos de Phineas y Ferb, incluido el edificio más alto del mundo que llegue a tocar la luna, había creído en los deseos que pedimos a las estrellas fugaces... Pero se me olvidó lo más importante, creer en mi.

Sígueme

Pincha aquí para seguirme si te gustó mi blog.

Gracias a todos los seguidores y lectores.